El proceso Botox®

Los tratamientos Botox® Cosmetic se administran rápidamente con poco o ningún dolor. No se requiere anestesia para el procedimiento. Administramos inyecciones con una aguja ultrafina, dirigida directamente al área de tratamiento. La incomodidad es mínima, breve y finalizada después de la inyección inicial.

La mayoría de los pacientes pueden regresar directamente al trabajo, libres de participar en sus actividades cotidianas normales de inmediato. Podemos ofrecer compresas frías para colocar sobre el área inyectada para enfriar y calmar las áreas de tratamiento. La mayoría de nuestros pacientes están impresionados y sorprendidos por lo rápido y sin dolor que es el procedimiento.

Si ya has tenido Botox® en otra ocasión, nos encantaría saberlo, especialmente si no tienes mucha experiencia. El Dr. Lemon hará los ajustes necesarios para garantizar un proceso cómodo que obtenga los mejores resultados.

Botox

No se conforme sólo con el aspecto “trabajado”

De seguro has escuchado las historias de terror que se cuentan, estamos seguros de ello. El aspecto de todo congelado en un lugar “trabajado” después de un fiasco de Botox® es un intento fallido que podemos evitar a través de la práctica de normas seguras y éticas. La filosofía del Dr. Lemon es producir los resultados más naturales, aportando un nivel artístico a la aplicación de Botox®. Nos aseguramos de usar la menor cantidad posible de inyecciones, asegurando que sus músculos no se relajen demasiado.

Lo dejamos con resultados reales, resultados que no obstaculizarán sus movimientos faciales a través de la amplia experiencia y experta delicadeza del Dr. Lemon. Nunca administramos una inyección de Botox® con una mano pesada.

Siempre puedes contar con que vas a disfrutar de un resultado orgánico en A New Me.

front-before
front-after